“Yo respeto, tu respeta…” – Bora Milutinovic

>
Ahora resulta que José Ramón Fernández, el comentarista deportivo de ESPN (antes en TV Azteca) no quiere que el público Mexicano se anime por el triunfo de México sobre Francia. Dice el señor que ese triunfo no fue nada y que vienen tiempos amargos cuando México sea eliminado. Pero esto no me sorprende. Joserra siempre ha estado desilusionado con México en cuanto a futbol y otras cosas por lo que le he oído decir. Apuesto a que si México ganara el Mundial, Joserra explotaría de felicidad por dentro, pero nos diría que no es nada pues no hemos ganado cinco Mundiales, como los grandes equipos.

Una cosa es ser tajante, otra es ser un maleducado

Desgraciadamente, él no es el único en sentirse así. Hay muchas personas convencidas de que pueden hacer un trabajo mejor al del director técnico de la selección. Y tal vez sea cierto, pero no es para que cause tanto odio. No es para que digamos palabras que causen no solo controversia sino también enojo y mal humor. No, si de verdad tienes los mejores intereses del equipo de por medio en tus alegaciones en contra de como el equipo juega, si de verdad quieres que gane el equipo, entonces no seas tan hablador y usa palabras menos inflamatorias.

Y esto se extiende más allá del deporte. A los seres humanos nos encanta ser lo que se le dice “ser abogados del diablo”. En la cultura Mexicana, este fenómeno es conocido como el “cangrejismo“. Es decir, cuando un grupo de cangrejos están atrapados en un cubo, ninguno de ellos puede escapar. No pueden escapar, por muy cerca que estén de hacerlo, porque los demás cangrejos jalan a los que están arriba. No lo hacen a propósito, por supuesto, ¡son cangrejos! Pero, aun así, no permiten el avance de los demás.

Dichos “abogados” o “cangrejos”, ya en forma humana, se encargan de desafiar cualquier evidencia que se presente en favor de una persona. Lo que es decir, nos gusta echarle duda a lo que hacen otras personas. No es exclusivo de los mexicanos. Esto se ve en todas las culturas. Somos muy escépticos de los demás.

 Algunos cangrejos son mas grandes que otros

Pero, como todo, siempre hay una buena manera y una mala manera de hacer las cosas. Por ejemplo, si vemos que alguien no se cuida los dientes, podemos ofrecerles un chicle o recomendar al mejor dentista. Lo que no debemos hacer es unir o asociar la mala higiene bucal con el valor la persona. Extrapolando esto al futbol, no porque alguien erre un gol certero quiere decir que el jugador es un perdedor o un, como diría Joserra, un “imbécil”.

Tal vez lo peor de todo es cuando un padre o una madre se refieren a su hijo o hija de la misma manera que Joserra y otros comentaristas hablan de la selección de futbol (de México y otros países). Si un niño o niña no sobresale como los padres desean, lo peor que pueden hacer es ridiculizarlos. Hay que apoyar, especialmente a un pequeño, porque hay que enseñar que las derrotas pueden ser tan útiles en aprender como los triunfos. Igual aprendes cuando te anotan el gol que cuando anotas. En las dos situaciones hubo un gol anotado, y la jugada que lo causó puede ser aprendida.

Siempre hay que jugar y dejar jugar
 

En cuanto a los comentaristas, lo que debemos también recordar es que mucho de su trabajo depende de cuanta gente los sintonice. Por eso dicen o hacen cosas que les atraen atención. Entre más controversiales sean, más audiencia los sintoniza. Pero eso no les quita la responsabilidad de no ser tan ofensivos y, de verdad, mal hablados. Así que los invito a seguirnos en FUTBOLEANDO y aquí en El Pacomentario, donde no ofendemos, informamos, discutimos, y nos respetamos.

I'm a doctoral candidate in the Doctor of Public Health program at the Johns Hopkins University Bloomberg School of Public Health. All opinions posted here are my own, of course, and they do not necessarily reflect the opinions of my school, employers, friends, family, etc. Feel free to follow me on Twitter: @EpiRen