“Péguenle a todo lo que se mueva, si es la pelota, mejor.” – Nereo Rocco

>
Nunca he entendido la violencia. Un día en la secundaria, un muchacho se acerco a mí y me empujo contra los casilleros. Me grito que no me metiera con su chica, una muchacha que yo conocía desde el 6º año de escuela. Aparentemente, alguien le dijo que ella y yo platicábamos mucho. En su mente, el muchacho estaba convencido que intimidarme físicamente me iba a hacer que me echara atrás. Su chica y yo seguimos siendo amigos hasta la universidad. De él no supimos nada.

No, ¡si yo no dijé nada!

Años después, en un juego de futbol, un joven en muy buena forma física se la paso empujando y usando su peso y fuerza para intimidar a todos. Yo ya tenía más de 25 años de edad, y mi cerebro ya había aprendido a pensar y luego reaccionar. El tenía como 17 o 18 años de edad, y reaccionaba con empujones y patadas a cualquiera que intentaba y lograba quitarle el balón. Porque el árbitro no lo saco del partido nunca lo sabré.

En mi equipo estaba un jovencito que aun estaba en la preparatoria. Estaba bien flaco él. Me recordaba mucho a mi propio hermano. El jovencito y yo estábamos jugando a la defensa, y el joven grandulón nos atacaba una y otra vez. Cada que le quitábamos el balón, uno de nosotros se llevaba una patada o un empujón. El jovencito de mi equipo estaba muy frustrado, pero le aconseje que se aguantara. Íbamos ganando el partido y pelear no iba a solucionar nada. “Tranquilo y nos amanece,” le dije. Algo que siempre le digo a mi hermanito. El partido acabo 3-1.

El grandulón se me acerco y me dijo de que me iba a morir y hasta me recordó a mi madre. Le sonreí. Cuando vio mi sonrisa se enojo aun mas y se abalanzó sobre mí. Sus compañeros lo detuvieron y yo recolecte mis cosas y me fui. Pero me quede pensando, ¿Qué caso tiene el pelear, sobre todo en un juego de futbol? Los juegos se ganan con goles, no golpes.

A golpes solamente en el ring se gana

Claro, comprendo que a veces hay que defenderse por medio de los golpes. Es necesario. Pero, ¿en un juego de futbol? No se gana nada al golpear al oponente para desquitarte de lo que en tu mente es una injusticia. Al igual que la vida, el futbol es injusto. Pero es solo futbol. Deja la violencia para cuando tu vida dependa de cómo te puedas defender. Juega y deja jugar. Al cabo que, al final de todo, siempre habrá un juego más de futbol.

¿Que ganas con agredir? ¿El juego? ¡Para nada!

(Si México pierde ante Argentina, ya habrá revancha en la Copa América del 2011 en Argentina.)

  1. >Muy buen tema. Te felicito Rene.Lamomma.

    Like

Comments are closed.

%d bloggers like this: