“El problema para entender las enormes tensiones mentales de los futbolistas nace de la extendida creencia de que son todos idiotas” – Johan Cruyff

>
Durante la presentación del juego de vuelta de la final de la Copa Libertadores de América, el jugador de Chivas de México, “El Bofo” Bautista, rompió con el protocolo y no estuvo en su lugar durante el himno nacional de Brasil. ¿Por qué lo hizo? Porque la banda que toca los himnos en el estadio no toco entero el himno nacional de México. Solo tocaron unos cuantos segundos. El Bofo vio esto como una falta de respeto, y no fue el único. Otros jugadores de Chivas comenzaron a calentar en su lugar en vez de mantenerse atentos al himno como es protocolo.

Las Chivas saben mucho sobre banderas

Los comentaristas de la televisión Mexicana indicaron, muy correctamente, que El Bofo no debería haber hecho eso. Pero, al mismo tiempo, estoy de acuerdo con ellos que la banda musical no debería haberle faltado el respeto al himno nacional de México, sobre todo cuando todos, absolutamente todos los jugadores de Chivas son mexicanos. (Muchos de los jugadores del Inter no son brasileños.) Es decir, no puedes corregir una falta de respeto de un lado con la misma falta de respeto del otro.

Creanme, no acaba bien

Esto es algo que ya hace tiempo me ha estado molestando. Veo como muchos pleitos (algunos que acaban muy mal) comienzan porque alguien le faltó el respeto a alguien. Después, ante la corte, cuando se hace algo que no se puede corregir, el agresor dice, “Es que me faltó al respeto.” Ah, muy bien, las faltas del respeto, según muchos, son suficientes para tomar medidas muy extremas. ¡Que padre!

Algunas medidas son demasiado extremas

No, damas y caballeros, el honor, el respeto, y todo eso no vale la pena para que alguien pierda la vida o la libertad. Bien lo dijo Jesús, cuando te dan la bofetada, hay que dar la otra mejilla. Pero, no, habrá muchos de ustedes que se dejen llevar por el enojo y por sus hormonas. Muchos se darán de puñetazos por un insulto o una mirada rara. ¿Y para qué? Para los golpes a muerte están las amenazas mortales (guerras), con lujo de violencia (robos), no lo que te diga un idiota que no vale la pena (borrachos).

Perro que ladra, y ladra, y ladra, y ladra… y ladra… y ladra… No muerde

Ya ven, el pleito se prolongó hasta después del fin del juego en el que gano el Inter. ¿Y para que si el partido ya estaba perdido?

Dime, ¿para qué?

I'm a doctoral candidate in the Doctor of Public Health program at the Johns Hopkins University Bloomberg School of Public Health. All opinions posted here are my own, of course, and they do not necessarily reflect the opinions of my school, employers, friends, family, etc. Feel free to follow me on Twitter: @EpiRen