¨Si el fútbol fuera negocio, hace tiempo que lo tendrían los bancos¨ – Josep Samitier

Hoy no les voy a escribir de mas porque no me siento muy bien. Traigo un resfrío tan grande que parecen dos. Lo que les quiero decir es que el dinero no lo es todo. En mi trabajo como investigador de enfermedades infecciosas hay quienes me acusan de tener conflicto de intereses al yo impulsar el uso de las vacunas. Según ellos, a mi me pagan para para hacer mi trabajo y por eso no debo impulsar a la gente a que use vacunas que cuestan dinero. Es decir, si alguien paga por el servicio que yo apoyo, quiere decir que solo lo hago por el dinero, no por los beneficios bien conocidos de las vacunas.

Algo similar sucede con el fútbol. Según algunos críticos, los futbolistas, entrenadores, y directivos de clubes de fútbol de cualquier nivel no deben impulsar el deporte porque ese es un ¨conflicto de intereses¨. Esto a pesar de que los beneficios de una vida llena de deporte están establecidos. Los críticos dicen que estas personas solo impulsan el fútbol para tener mas afición, para vender mas producto.

Es como si yo dejara de decirles que usar el cinturón de seguridad es buena idea, y previene muertes durante un accidente, solo porque gano dinero al vender carros. Es decir, no les puedo decir una verdad porque me beneficio financieramente de ella. ¿Que demonios?

No les voy a negar que hay mucha corrupción en el mundo y que los seres humanos somos susceptibles a ella. Pero la corrupción es un mal, un cáncer. Corrupto sería si les digo que compren una medicina como la homeopática y les garantizara que los curaría. Corrupto sería si les vendo una mentira.

Si recomendarles una verdad fuera negocio…

Posted In,